FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterestWhatsapp

África con ojos solidarios

 De chiquita tenía un sueño: conocer África. No sabía cuando lo iba a cumplir, pero mi fascinación por los animales y películas como El Rey León o Gorilas en la niebla me decían, “algún día vas a estar ahí”, viendo con tus propios ojos todo lo que ocurre entre Elefantes, Jirafas y tribus que bailan alegremente con la simpleza de quien no sabe de cosas materiales y sonríen porque lo tienen todo.

Vida Salvaje en Kenya

Para encarar un viaje como voluntario hace falta algo que inspire. Y mi musa inspiradora se llamó Clara, a quien no conocía pero leer su historia me convenció de que yo tenía que seguir sus pasos. Hacía seis meses que Clara había vuelto de dar clases de hockey en una escuela de Tika, en Kenya. Jugué al hockey por más de 25 años en el Club Gimnasia y Esgrima, fui entrenadora de divisiones menores y actualmente soy periodista de Hockey para mi propio sitio, Hockey Mobile y para Canal Deportv. Una charla con ella me convenció para sacar los pasajes y viajar continuar su trabajo en Kenia. Ser voluntaria fue tal vez la experiencia más gratificante de mi vida, y África, el lugar indicado para llevarlo adelante, porque las carencias y las duras realidades, son inversamente proporcionales con la amabilidad, la alegría, la educación y el cariño que cada persona te brinda en un continente cargado con una energía especial.

El Hockey como inspiración del voluntariado en Kenya
El Hockey como inspiración del voluntariado en Kenya

Como voluntaria me tocó trabajar en un orfanato, cocinar, lavar, estar en un aula enseñándo los números en inglés o preparar en unos tuppers viejos la comida de 34 chicos que se peleaban por ver quien me abrazaba por más tiempo o quien llegaba primero a colgarse de mi cuello, maravillados por la presencia allí de una mzumbu*. Pero sin dudas lo que hizo especial mi experiencia fue poder llevar adelante las clases de hockey.

Por la mañana mis tareas estaban asignadas en la clase de chicos con capacidades especiales, con trabajos de docencia que incluían
enseñarles a leer, escribir, aprender los conceptos más básicos de matemática, y confeccionar artesanías locales buscando que al terminar el colegio tuviesen una salida laboral. A contra turno venía la mejor parte de mi día: las clases de hockey que me permitían compartir con ellos mi pasión por este deporte.

Voluntariado en el Orfanato en Kenya

En Kenia el idioma oficial es el Sawhilli. Durante la etapa escolar los niños aprenden inglés, logrando una perfecta combinación entre el idioma local y el que les permite comunicarse con extranjeros.

Los fines de semana estaban destinados a recorrer Kenya. Mi primera elección fue ir al Safari por el Massai Mara. De repente estaba cumpliendo ese sueño que tenía de chica. Fue como meterse en el Rey León, entregarse a la aventura y dejarse sorprender por todo tipo de animales y escenas dignas de la naturaleza en su máxima expresión, como una pareja de Leopardos comiéndose un Búfalo.

Sin poder caer en la magnitud de lo vivido, el segundo día visitamos un refugio de Rinocerontes que me regaló el momento más especial de mi vida cuando un rinoceronte bebé cruzó nuestra camioneta y permaneció frente a nosotros jugando como si fuera un perrito.

Cuando me tocó dejar Kenya elegí pasar mis últimos diez días descansando en la playa y para eso viajé a Zanzibar, la isla en la que nació Freddy Mercuri, en Tanzania. Y si dos años atrás Asia me había dejado boquiabierta por sus playas y los colores del mar, Africa me sorprendió por su arena blanca, los turquesas de sus olas, y los paisajes vírgenes que hacen de sus costas un paraíso.

Las playas con marea permiten que al mediodía, el repliegue del agua deje al descubierto los caracoles más hermosos que jamás haya visto y las estrellas de mar más coloridas que uno puede encontrar. Y como los animales siempre son protagonistas en África, es común cruzarse con un grupo de vacas o con camellos que le dan un toque especial a esas playas de mil maravillas.

Si me preguntan que es lo que más te gustó de Africa, no dudo en afirmar que es su gente lo que hace mágico a ese continente.Y si algo me llevo es todo el amor con el que me recibieron y me ofrecieron desde que pise el continente hasta el día que me tocó regresar de un viaje que nunca voy a olvidar.

mzumbu* = mujer blanca

0 Comentarios

Responder

CONTACTO

¿En qué podemos ayudarte?

Enviando

Inicie sesión con sus credenciales

o    



Conectar con:


¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta